PRIMERO DE FEBRERO DE 2021

Desde el exterior del Centro Cultural Kirchner iluminado se oía la voz de la juglaresa de Buenos Aires convocándonos a la fiesta de homenaje en su cumpleaños número 91. Fui invitada por la Fundación María Elena Walsh a través de su presidenta la señora Sara Facio, para participar en la celebración.

Recordé cuando tuve el privilegio de asistir al inolvidable espectáculo “Hoy como ayer”, con dirección de María Herminia Avellaneda  que se realizó en el desaparecido teatro Odeón en 1982, cuando Walsh se estaba recuperando de su enfermedad. Recuerdo la sensación de la gente en la platea que vibraba unida como una sola persona, atravesada por la poesía de Marielena en la voz de su mejor intérprete: la tana Rinaldi. Los poemas y las canciones de ese espectáculo me conmovieron, lo que no sucedió ayer.

Un aplauso para la gente del CCK que tomó todas las precauciones para esta reunión que se realizó en medio de la pandemia por el Covid19, en el magnífico Auditorio Nacional del segundo piso.  Resultó extraña la falta del calor de la gente en la platea, por el distanciamiento obligatorio.

Eleonora Wexler fue la presentadora que se emocionó recordando cuando su madre le narraba los Cuentopos de Gulubú y cuánto disfrutaba las canciones de María Elena durante su infancia y cómo las trasmitió a su hija como un legado de amor.  Ese fue el sentimiento que vivimos en el homenaje, porque M.E.W. pertenece a una zona íntima donde se mezclan los recuerdos más queridos junto a los afectos cercanos.  Ha sido una voz que habló desde el corazón y supo llegar a todos los públicos con una poesía unida a distintas melodías en un lenguaje accesible a todas las edades.

En la apertura, una jovencita de 20 años, la artista de rap Shitstem, junto con Constanza Salamanca en violín y Rosario Pascuet en violoncelo, recitó el artículo de la Revista Humor, publicado en 1980 “Sepa por qué usted es machista”, y dijo que Maria Elena lo había escrito en 1930.  Juana Passeri es Shitstem. Marplatense y con 19 años, apunta a convertirse en una de las referentes nacionales de la música rap. Dedicó un rap a la autora de “Manuelita”.

A continuación se proyectaron escenas muy bien compaginadas  de la película Juguemos en el mundo, de 1971, ahora en color. Se digitalizó gracias a la cooperación de la Fundación María E. Walsh y la Fundación Bunge y Born.  La película tiene libreto de M.E.W. y dirección y producción de María Herminia Avellaneda. 

Las escenas que vimos en la proyección en su mayoría fueron canciones cantadas por una joven Marielena con toda la potencia de su voz y otras donde se destacan Perla Santalla, en el rol de “Doña Disparate”, Jorge Mayor como “Bambuco” y Hugo Caprera como “el linyera”.

En su libreto la autora hace una descripción de los males endémicos que acosaban a la Argentina: los militares, sus seguidores prepotentes, el atraso de la población, la falta de escuela, los políticos caducos, “como de la Colonia”, la coima y la burocracia para complicar la vida del ciudadano, la falta de solidaridad ante los problemas y la viveza criolla.

También propone soluciones, como que a cada uno se le retribuya por su tarea en forma justa, que haya educación, cuidado de la salud, respeto por la libertad del ciudadano y por la libertad de prensa, libertad para trabajar y cuidado de los bienes comunes. El lema de esa época que sostiene la película era “la imaginación al poder”. El formato de comedia musical no tuvo éxito de público en su momento, aunque recibió varios premios de la crítica.

El cierre del evento estuvo a cargo de la cantante y actriz Sandra Mihanovich,  acompañada al piano por su hermano Iván. Interpretó dos temas. El primero “Sin señal de adiós”, que confesó había sido dedicado a Sarita, el gran amor de Marielena. Cerró con “Canción de caminantes”.

Sentí sabor a poco en el cierre. La gente no coreaba los temas como suele hacer en otros espectáculos, pero sí aplaudió mucho a Sara Facio cuando Sandra la mencionó y cuando se retiró del palco con la dignidad de una reina. 

Sara es tan grande como su compañera fallecida, porque, aparte de ser una fotógrafa pionera y exitosa, premiada internacionalmente, ha trabajado desde la Fundación para mantener viva la memoria de la juglaresa. Aportó con su arte a la organización de los espacios comunes.

Nos acompañaron en el ingreso a la sala dos gigantografías con fotos de la artista y nos despidieron a la salida del Centro Cultural una retrospectiva fotográfica de las etapas de la rica vida de la Walsh, con fotos de Sara que se proyectaban en permanencia y donde se avanzaba desde la infancia hasta la madurez de la autora de la “Serenata para la tierra de uno”, una zamba inolvidable que nos retrata como país y que nos susurra: “porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy”

¡Gracias Sara Facio!

¡Gracias Fundación María Elena Walsh!

¡Hasta el próximo cumpleaños!

                     

2 comentarios en «PRIMERO DE FEBRERO DE 2021»

  1. Hermosa nota que nos pone en contacto con lo sucedido en el homenaje a través de las precisas palabras de Alicia. MEW tiene la magia de conectarnos con hermosos recuerdos, con los momentos de nuestras vidas donde ella estuvo presente. Con la risa de la infancia y con las lágrimas por nuestra patria que siempre le dolió y a la que también le cantó.
    Gracias Alicia, gracias MEW por ayudarnos a seguir cantando!!!

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: